Conjuro para romper algo que nos duela mucho y que debe hacerse con Luna Llena

(Planteamos el supuesto de que deseamos romper la relación de una pareja)


Necesitaremos:


* Una Vela Negra

* Una cinta verde fina, en la cual se escribirá el nombre del varón.

* Una cinta blanca fina, en la que se escribirá el nombre de mujer y escribimos lo que no deseamos.


Se enciende la vela negra después de ritualizarla pasando siete veces aceite de oliva sobre ella. Con las dos cintas se hace un nudo en el medio, muy fuerte. Se corta por el medio mientras se pide el deseo. Se quema la cinta verde mientras se dice: "Tu vas a odiar a la otra persona y sexualmente no tendrás relación".


A continuación y en otro recipiente diferente se quema la cinta blanca pidiendo que se rompa la relación. Las cenizas, por separado, se enterrarán en dos tiestos diferentes.

Ritual de Alejamiento o Destierro

Incluimos un ritual básico a partir del cual el lector no tendrá ningún problema en construir uno similar para cualquier propósito particular. «Destierro» significa el acto de eliminación, despido, expulsión o exclusión. Tomemos un caso común en el que es frecuente tener que ayudar: el destierro o eliminación del mal o las influencias malignas.

El mal, si es conocido, se puede representar con las velas apropiadas, por lo que daremos algunos ejemplos. Si el mal fuera una persona celosa o envidiosa que es bien conocida, se representará con la vela zodiacal apropiada, sobre la que habrá puesto un poco de cera negra para indicar la intención maligna. Los celos pueden simbolizarse con una vela verde oscuro/negra, y la envidia con una vela amarilla/negra, flanqueando a la vela zodiacal negada; el odio y la animosidad se pueden representar con una vela roja (de color rojo fuerte si lo desea), de nuevo con cera negra. Para una persona despótica y tiránica, que por su autoridad está haciendo la vida insoportable, utilice una vela naranja/negra o púrpura/negra, etc.

Pueden poner estas velas junto a la vela zodiacal apropiada (si se conoce), o utilizarlas por si solas. Creo que con esto basta para demostrar cómo se hace. Si el mal es desconocido -como utilizaremos en nuestro ejemplo-, utilizar velas negras para representarlo. Si se sabe que el mal procede de una dirección específica, como por ejemplo una casa, coloque sus velas representantes del mal en la posición apropiada (utilice su brújula y un plano); poniendo luego las velas defensivas en la posición adecuada sobre su altar, delante de esa dirección. Si se siente que el mal está alrededor, o la dirección es desconocida, entonces simplemente rodee la vela zodiacal de la persona como veremos en nuestro ejemplo.


Elementos necesarios.-Incienso; Vela de Altar ; vela zodiacal para el peticionario; 4 velas negras, 4 velas rojas, 4 velas blancas.


Duración del ritual (máximo).-Nueve días consecutivos preferiblemente, o nueve martes consecutivos (siempre en las horas de Marte).


Un ritual de destierro entra en este caso particular sobre el planeta Marte, que es una fuerza marcial, defensiva y combativa, y rige -entre otras cosas- la defensa, los soldados y la guerra, Empiece en martes en la hora de Marte. Marque sus velas en nueve periodos de tiempo -o marque una para que le sirva de indicador del resto-. Encienda el incienso del planeta. Deberá ser incienso fuerte y estimulante, incluso un poco ácido. Encienda la Vela Zodiacal del peticionario; si lo desea, puede poner una Vela Zodiacal que le represente a usted y situarla junto a la vela zodiacal del peticionario. En el curso del ritual, nombre al peticionario, declarando su deseo de ayudarle en este período de adversidad. Encienda las velas negras, recordando utilizar una fuente separada para esto, nunca la vela zodiacal. No utilice las velas negras para encender ninguna otra, a no ser que sea una vela maligna, destructora, etc. Contemple su luz maligna y destructiva durante un tiempo, intentando visualizar las fuerzas malignas y depresivas actuando sobre la vida del peticionario, y los resultados que le han llevado a pedirle ayuda. Invoque entonces al ángel Samael, el ángel del planeta Marte, para que venga a ayudarle en este asunto. Su invocación puede ser semejante a ésta: «Señor Samael, ángel del planeta Marte. Te llamamos a ti, ángel grande y protector, para que ayudes y defiendas a �;;�;;�;; que está indefenso contra este ataque maligno en todos los niveles. Luchador de las causas justas sobre el mal y los malhechores, campeón de los indefensos, te pedimos tu fuerza para destruir y abatir este mal, con tu fuego sagrado y purificador, y para que limpies esta iniquidad. En el nombre del Supremo Creador Cósmico de todas las cosas... ¡Así sea!»

Tomando el fuego de una de las Velas de Altar , encender las cuatro velas rojas de las esquinas. Trate de imaginar que tiene un gran problema, quizá está incluso en posible peligro, en la oscuridad y sin consuelo, viendo entonces los pequeños fuegos de respuestas que vienen en su ayuda. En este punto, puede utilizar con beneficio el salmo 3, el 59 o el 70. Cuando las cuatro velas rojas hayan llegado casi a la primera marca, acérquelas una sección hacia la Vela Zodiacal del centro, y aleje las cuatro velas negras una sección con respecto a las velas zodiacales. Cuando se alcance la primera marca, apague las velas en orden inverso al que las ha encendido. Las Velas de Altar se dejan hasta el final y se les permite arder un poco más, apagándolas con la oración de cierre -del mismo modo que fueron encendidas con la oración de apertura-. Entonces podrá retirarse ritualmente de su altar (invirtiendo el procedimiento del acercamiento ritual).

Los restantes días del ritual son repetitivos del proceso del primero. Comienza al día siguiente (miércoles) en las horas de Marte, utilizando esa hora hasta el último día del ritual (las tablas de horas planetarias le indicarán cuál es). El último día del ritual tendrá las cuatro velas rojas de protección alrededor de la vela zodiacal del peticionario, y las velas negras totalmente alejadas de la del peticionario. Hacia el séptimo día, puede poner sus cuatro velas blancas en los lugares que ocupaban las cuatro velas negras cuando empezó el ritual. Enciéndalas con el fuego de una de las Velas de Altar , dejándolas arder completa y naturalmente el último día, y cerrando el ritual como antes.

Si la ayuda la necesitara alguna persona de poder, autoridad y posición, reemplazaría entonces las velas rojas por velas naranjas (por el Sol). Si estuviera relacionada con la Ley, la Iglesia o la Universidad, utilizará velas púrpura (Júpiter); si tiene necesidad del consuelo del amor y el afecto, matrimonio o cualquier tipo de compañía, utilice velas azules o rosas (Venus/Libra). Se puede buscar ayuda para la enfermedad, quizá una desarmonía mental o' una afección nerviosa, en cuyo caso utilizará velas amarillas (Mercurio) para el peticionario, etc. En todos los casos, elimine lo negativo y lo destructivo aportando lo positivo y constructivo. Si una persona se ve afligida por enemigos conocidos (tiene que estar muy seguro de esto para hacerlo), se representan con las vela zodiacal correctas y negadas, alejándolas lentamente de la vela del peticionario hasta que las velas de la petición se pongan entre los opresores y el oprimido. Una persona de gran convicción religiosa puede ampliar este efecto utilizando velas púrpuras y rojas, siendo la «roja» el ángel protector y la «púrpura» la Iglesia. Para la «protección del amor», utilice rojo y rosa o rojo/rosa. Las combinaciones son prácticamente interminables. Confío en que una vez entendidos los conceptos básicos, el lector no encontrará dificultad en pensar rituales para sus propias necesidades.

Ritual para Obtener Dinero

Este ritual se realizará durante cinco, siete o nueve días seguidos a su elección, siempre y cuando se logre que pase la vela verde a través de las otras dos.

Enciéndanse todas las velas y léase la siguiente invocación:

En el poder de los hombres EN-HEH-YEH-HO-VO-EL-OH-HEM-HO-VO-AH-VAY-DAH-ASS pongo esta invocación contigo NITIKA Genio de la riqueza.

Sabes que necesito y te ordeno me traigas oro.

Tu tienes dominio sobre la riqueza y tu comenzarás al punto esto para configurar el futuro de modo que llegue a mi el dinero suficiente y abundante, por los poderes de estas palabras e invocación.

Rígete por mi en los nombres SHAH-DYE-ELL-KIGH-Y-AH-DOH-NIGN-HA-AH-RETZ .

Que así de sencillo sea.


Mueva la vela verde cinco centímetros diariamente en dirección al centro de la vela dorada y la  Altar , al mismo tiempo muévase las hojas de laurel envueltas en cinta roja en la misma dirección. V   Siempre que realice estos movimientos, léase la invocación previamente. Una vez que la vela verde y las hojas de laurel han pasado por el centro de las velas dorada y astral se considerará que el ritual está terminado. Cada día hay que encender y apagar las velas y el último día dejar que se consuman hasta el final. Haga este ritual de ser posible en horas nocturnas.


Si lo prefiere (es aconsejable por sus beneficios), acompañe la lectura de la invocación vertiendo un céntimo de Euro o un centavo de cobre en un recipiente colocado junto al altar, y dentro del cual, haya puesto antes un pedazo de piedra de imán. Vierte una moneda de cobre cada vez que lea la invocación.

Ritual de atracción

La atracción, con independencia de lo elaborada o simple que la haga el temperamento, significa lo mismo; atraer, tentar, seducir. Por tanto, incluimos un modelo básico que sirva como marco de referencia para los otros es de este tipo. En primer lugar, veamos el número de días que debe durar un ritual. Para esto tendremos que averiguar primero quién «rige» al sujeto, persona, emociones, etc., en que estamos interesados. Lo siguiente es una guía razonable con respecto a los días que podemos utilizarlo. Para rituales solares uno o cuatro días; rituales lunares dos o siete días; jupiterinos, tres días; mercurianos, cinco días; venusinos, seis días; saturninos, ocho días, y marcianos, nueve días. Considere estos tiempos como directrices que le indican el período máximo que puede utilizar. No tienen por qué ser días consecutivos. Por ejemplo, un ritual de Marte podría hacerse en un martes (el día del planeta) en la hora del planeta, y repetido todos los martes durante nueve semanas. Si los resultados se obtuvieran en un tiempo más breve que éste, simplemente «cerraría» el ritual y dejaría que todas las velas ardieran naturalmente del mismo modo que se hace el último día de la mayor parte de los rituales.

Veamos un ejemplo de cómo podemos llevar esto a la práctica. Tomaremos uno de los tres deseos básicos de la humanidad a los que se refieren la mayor parte de las peticiones: amor, salud y riqueza.


En este caso particular tomaremos el amor. Supongamos que se desea atraer o producir amor entre personas que están separadas por una barrera de sospecha y desconfianza. He de poner de manifiesto que esto debe hacerse con el consentimiento de ambas personas, pues en caso contrario se sentirá usted culpable de «intrusión mental», por citar a un famoso autor. Debe existir también el deseo de atracción, o la posibilidad de atracción entre ellas.

Utilice un incienso de Venus, o al menos uno bastante fuerte y sensual. Del mismo modo que en las notas previas, encienda las V/A. Encienda las velas de desconfianza y sospecha; luego la Vela Zodiacal , que le representa a usted mismo, el ritualista. Al final del altar se colocan las Velas Zodiacales que representan a los peticionarios, situándolas detrás de las velas negativas de la desconfianza y la sospecha. Deben estar todo lo separadas que permita a su altar. El terreno común en el centro de éste es el lugar en el que está intentando atraerlos para que se encuentren. Como el ritual de Venus puede durar seis días, tendrá que dividir mentalmente, o marcar, el altar siguiendo una línea imaginaria que cruza el centro de izquierda a derecha; tendrá un total de 'seis movimientos iguales, de forma que el último día con el movimiento del ritual las velas se unen y, si es posible, se tocan. Así mismo, las velas se dividirán en seis secciones marcadas, 'de modo que en el último día, cuando se mueven por última vez, estén juntas y tocándose, con lo que termina el ritual y arde la última sección de las velas. La sospecha y la desconfianza son representadas por una vela negativa verde/negra, colocada entre ellas y delante de ella de modo que bloquee las dos Velas Zodiacales . Si la negación procede de una sola persona, y se sabe quién es, ponga la vela verde/negra delante de esa persona; pero si es mutua, entonces tendrá que ir delante de ambas.

Encendemos primero las velas verde/negras, para que sean las primeras en consumirse. Como al arder antes estarán más bajas, las Velas Zodiacales podrán «mirar por encima» de la desconfianza y la sospecha y «verde» una a otra, como dos personas que se ven en la distancia, consciente cada una de la existencia de la otra. En el último día del ritual, las velas de la desconfianza y la sospecha deberán haber ardido primero. Las dos Velas Zodiacales pueden encontrarse sin que haya nada en medio, teniendo a cada lado las velas rosa y verde de Venus, que representan el crecimiento (verde positivo) del amor (rosa positivo), que habrán reemplazado a las velas negativas que ya no están allí.

En un ritual realizado con motivos económicos, colocar una Vela Zodiacal en el centro del altar, que representará al peticionario que desea atraer el dinero hacia él. El dinero es representado por velas de Júpiter (púrpura) y/o velas solares (naranja), o por una combinación de estos colores sobre una vela blanca base, durante un ritual que durará uno, tres o cuatro días. Si existe una obstrucción a la afluencia de dinero, debida a algo o a alguien, represente la obstrucción con velas de ofertorio negativas, denotando de qué tipo es el impedimento. Represente los aspectos planetarios negativos, utilizando cera negra sobre el color positivo, que es el modo usual de representar esto. Si es una persona particular, utilice una Vela Zodiacal negativa para designar a esa persona. Deberá eliminar los «obstáculos»de un modo similar a como lo hizo antes con las velas verde/negras, de forma que las Velas de Ofertorio (Júpiter/Sol, «el dinero») pueda ser atraído a la Vela Zodiacal (la persona). No es necesario tener una Vela Zodiacal que le represente a usted en esta ocasión, a menos que esté ejecutando el ritual en su propio nombre, en cuyo caso su Vela Zodiacal estará en el centro del altar, adonde son atraídas las velas del dinero. Si el motivo fuera amor, entonces las Velas de Ofertorio serían rosa o azules (Venus); para tener éxito, serían de color naranja (Sol); para iniciativa y valor, rojo (Marte), etc. pero volvamos a nuestro ejemplo.


Elementos necesarios.- Incienso; Vela de Altar ; una Vela Zodiacal (para el ritualista, de acuerdo con el signo de su nacimiento); 2 Vela Zodiacal (para la persona implicada, de acuerdo con sus signos natales); 2 velas negativas verde/negras (de la desconfianza y sospecha); una vela rosa (amor positivo); una vela verde clara (crecimiento positivo).


Duración del ritual.-Seis días consecutivos (o cada viernes durante seis semanas), realizado siempre durante las horas de Venus/ángel Anael."Ver Tablas.


Día primero.-Empiece un viernes en una hora conveniente para Venus. Encienda el incienso, luego sus velas de altar, utilizando su oración de apertura para iniciar el ritual, como hizo antes. Encienda las velas de la desconfianza y la sospecha y deje que ardan un rato. Encienda la vela Zodiacal del ritualista (el ritualista deberá contemplar ahora el escenario de la emoción negativa, la sospecha y la desconfianza, y sus resultados). Encienda las dos Velas Zodiacales en nombre de los peticionarios nombrándoles a ellos y a las circunstancias que le llevan a realizar el ritual -que deberá conocer muy bien, formulándolas con sus propias palabras-, así como el deseo de eliminar la atmósfera negativa. Luego, cuando esté cerca de la primera marca, mueva las dos velas zodiacales y sus velas negativas hacia adentro, atrayéndolas entre sí -avance la división marcada mentalmente para un día-o Déjelas arder hasta la primera marca y luego apáguelas en el orden inverso al que las haya encendido.

Los restantes días del ritual se realizan exactamente del mismo modo: utilizando la hora de Venus del siguiente día, que es sábado, luego la hora de Venus del domingo, y así hasta que se completen los seis días en el jueves siguiente. Tomando los ejemplos antes mencionados, si es por motivo de dinero empezará un jueves en la hora de Júpiter pero no olvide que puede utilizar también la hora del Sol-; para el amor, como antes; para el éxito, empiece el domingo en las horas del Sol -pueden utilizarse alternativamente el jueves y Júpiter-; para tener iniciativa y valor empiece en martes, en las horas de Marte, etc. El sistema es el mismo; por tanto, hay que poner de relieve que es muy importante saber quién rige sobre qué cosas y por qué.

Volvamos a nuestro ejemplo de ritual. Cuando haya llegado al sexto y último día del ritual, las velas negativas de la sospecha y la desconfianza deberán haber sido eliminadas porque ya se habrán agotado, y se pondrán juntas las velas zodiacales, pues ése es el propósito del ritual. Al cuarto o quinto día, por ejemplo, pondrá usted las velas verde y rosa, como en el diagrama, Ver Diagrama hacia delante, de modo que se encuentren en el centro del altar. Estas reemplazan a las velas negativas, y representan el crecimiento del amor. (Flanquearán por ambos lados las velas zodiacales.) Como es habitual, todas las velas arden de modo natural; luego apague las Velas de Altar Cuando lo haya hecho, cierre el ritual con su oración y abandone el altar del modo acostumbrado.

CONTACTOS

cristofermaestro@hotmail.com

All Rights Reserved © 2015

Eres nuestra visita Nº.

Tel: 0034-632974675

Tel: 011 - 51699718

amarrehechizoconjuro@gmail.com